domingo, 4 de noviembre de 2012

Algo mas de Peña de Lobos

Muy cerca de la caótica ciudad de México, se encuentra un lugar que parece esconderse de los ojos del mundo... Este sitio, parece desafiar a la mancha urbana que cada vez empuja más los últimos recintos naturales al olvido... Un lugar casi sagrado, que muy pocos saben de su existencia y que gracias a ello, hoy perdura como un extenso y mágico bosque reservado para soñar...


“Peña de Lobos” se encuentra en el Municipio de Santa Ana de Jilotzingo, en el Estado de México rumbo al Centro Ceremonial Otomí, a no más de cuarenta minutos de Naucalpan. Este boscoso sitio, fue nombrado así por los lugareños que desde hace muchos años, ya percibían algo mágico en el ambiente. Los primeros pobladores de la región, describen la presencia de muchos animales salvajes destacando los lobos, además de un elemento que de inmediato parece ajeno al lugar: una enorme roca de cientos de toneladas y miles de años, conocida como “la peña” que parece “aterrizó” allí y todo el valle se formo de su capricho. 


  “La peña”, está justamente en medio del valle y según se especula, es una roca del espacio que encalló en la zona, es decir, un asteroide permanente. Otra teoría nos dice que es el resultado de la filtración del agua que pacientemente ha moldeado esta extraña e imponente piedra durante miles de años; por otro lado, hay quienes se aventuran a decir que es una roca volcánica expulsada por los muchos volcanes que rodean el Valle de México. De cualquier manera, el lugar esta sitiado por valles, ríos y kilómetros y kilómetros de cuevas subterráneas que aún no se ha explorado del todo 

Imagen 

LAS LEYENDAS COBRAN VIDA... 


  Peña de Lobos es también un lugar de descanso, donde las confortables cabañas hacen el deleite de los pocos paseantes que conocen su existencia, además de contar con exquisitos baños de temascal que brindan los lugareños. 


  El guardabosque de “Peña de Lobos” José Luis Silva, es un viejo chamán de ojos amables que emana tranquilidad y no solo sabe que peña de lobos es un lugar privilegiado por la geografía, si no por las leyendas que reposan allí y que en algunos casos con sus propios ojos, ha constatado que la magia existe. “Una vez -cuenta José Luis Silva- un par de alemanes que estaban de vacaciones aquí, me contaron que cerca de las nueve de la noche, cuando la luz se ha ido por completo, pudieron visualizar la danza de una “extraña libélula”, que sobrevolaba un estanque de truchas. Su sorpresa fue mayor, cuando al estar mirando al “bicho” por la ventana de la cabaña en que se hospedaban, este ser se acercó de repente hasta ellos, y atreves del vidrio pudieron ver una especie de -“mujer chiquitita”- con alas como de libélula y con movimientos muy rápidos, como de colibrí...” 


  El ser emitía una luz muy brillante y después de mirar fijamente a los sorprendidos teutones, se alejó volando hasta perderse en la noche. 


Imagen 


Aunque sabemos que estos relatos podrían obedecer más al folclor que a una verdadera realidad, también es cierto que estar en medio de “Peña de Lobos” abre las posibilidades para que nuestra mente pida – tal vez inconscientemente- el encuentro con lo mágico y lo desconocido, en un marco natural y propicio para ello como lo es “Peña de Lobos”. Lo invitamos, estimado amigo, a que conozca este enigmático lugar y tal vez, si tiene suerte y mucha paciencia, logre ser parte de una historia digna de ser 

contada...



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada